Cambia estados emocionales con “El Swish”

 

Imagina que quieres hacer ejercicio, pero cada vez que piensas en ir al gimnasio, viene a tu mente tu imagen, resoplando en la cinta y la gente riendose y mirandote hasta que caes al suelo cubierto de sudor maloliente.

En estas condiciones no creo que pasarías mucho tiempo en el gimnasio, es mas, dudo mucho que te atreverías a ir.

El  “Swish” en PNL es una excelente herramienta para reemplazar la representación de un estado del presente, que se interpone para lograr lo que deseas, por una representación más poderosa, deseada y llena de recursos.

Antes de utilizar esta técnica de PNL, es importante entender los pasos para poder realizar este ejercicio sin ningún tipo de duda en cuanto a lo que estás haciendo y por qué.

También es muy útil leer sobre las submodalidades de la PNL y las lecciones sobre el cambio de la historia personal, antes de hacer este ejercicio.

El “Swish” en PNL suele ser uno de los primeros ejercicios que la gente aprende. Es un ejercicio fácil, es una buena introducción a la practica del uso de las submodalidades, y una muy buena manera de demostrar la eficacia de la PNL.

Así que, piensa ahora en un aspecto de tu vida en el que no eres tan ingenioso, como te gustaría y fíjate en la representación que haces de ti mismo. Podría ser, que cada vez que piensas en ir a correr, imaginas sintiendo tu aliento y tu sudor y no disfrutas de la experiencia y el beneficio de hacer ejercicio. El “Swish” en PNL es un excelente medio para ayudar en los problemas de motivación.

Ahora, construye una imagen en tu mente, sobre cómo te gustaría experimentar ese mismo evento donde estarías lleno de recursos y total seguridad.

Así, siguiendo el ejemplo propuesto al inicio de este artículo, tal vez haría una foto tuya dando grandes zancadas en la cinta, lleno de energía, con una postura impecable, mientras a tu alrededor la gente está sudando y tratando de igualarte.

Recuerda que esta es tu representación deseada, por lo que debe ser lo más motivante posible.

Ahora, revisa que te sientas muy feliz con esta representación, si aun no te sientes muy bien con ella, modifica la imagen hasta que logres el efecto deseado, haces una pausa por unos momentos, piensas ahora en la imagen original, sin recursos, y defines un pequeño punto en el centro o en una de las esquinas.

En este pequeño punto, colocas una copia muy pequeña de la imagen feliz y llena de recursos motivantes.

Ahora, muy rápidamente, y acompañado del sonido “Swish” en tus labios, expandes el punto hasta que éste llene toda la imagen original, aquella sin recursos, reemplazando esa imagen con la nueva imagen llena de recursos y que te hace sentir bien, feliz y pleno. La imagen positiva creció muy rápido desde el punto y debería ser ahora la única imagen que puedes ver.

swishHas una pausa, aclara tu mente, no pienses en nada por un momento y luego, vuelves a la primera imagen donde te ves sin recursos. Ejecuta de nuevo este cambio rápido en tu mente, hasta que puedas realizarlo sin esfuerzo, teniendo cuidado de imaginar primero el punto y luego expandirlo rápidamente con la nueva imagen.

Una vez realizado este paso 5 o 6 veces, tomando una pausa entre cada intento, tomas otro descanso, y luego piensas en llevar a cabo la tarea en la que costaba trabajo ser efectivo o sentirte bien.

¿Qué imagen te viene a la mente…?

El “Swish” en PNL puede ser usado para reemplazar cualquier pensamiento negativo con uno positivo. Como con muchas técnicas de PNL, la clave del éxito está en la velocidad a la que se realiza el cambio.

2 pensamientos en “Cambia estados emocionales con “El Swish”

  1. darwin bermeo

    Agradeceria que me informaran sobre cursos de pnl en ecuador (quito) o cualquier modalidad que utilicen para impartir estos conocimientos, costos , horarios,..gracias

    1. Soluciones PNL Autor

      Hola Darwin, gracias por contactarnos, si necesitas información sobre cursos por favor visita http://www.vidaexcepcional.com donde vas a encontrar lo último en formación en PNL avalada por el cocreador de la PNL el Dr. Richard Bandler.

Los comentarios están cerrados.